¿Sabías que la Piedad es la única obra firmada por Miguel Ángel?

Miguel Ángel y la elección del tema iconográfico de la Piedad.

Se trata de la primera vez que Miguel Ángel abordó el tema iconográfico de la Piedad, luego repetido a lo largo de su vida con diversos tratamientos, que vienen a poner de manifiesto su evolución artística y espiritual.

La última de esta serie de Piedades sería la denominada Piedad Rondanini, que dejó inacabada al caer enfermo y morir. En la Piedad Rondanini destaca el patetismo, que anticipa el barroco. Y en esto contrasta con la Piedad que nos ocupa en este artículo. Pues el patetismo de aquella se contrapone la serenidad clásicamente renacentista de esta obra de juventud.

Cuando realizó la famosa Piedad del Vaticano, el artista italiano contaba entonces con veinticuatro años de edad. Había trabajado los dos últimos años en la realización de las figuras que componen la obra y el pulimentado de todos los detalles.Había creado una representación de la Virgen con el cuerpo de Cristo en las rodillas.

Miguel Ángel comenzó por escoger personalmente en las canteras de los Alpes Apuanos de la Toscana el bloque de mármol más apropiado. Bloque sobre el que después no haría más que seguir los impulsos de su arte como escultor. Es decir, tal y como nos refiere Vasari, había que quitar toda la materia pétrea sobrante del bloque hasta conseguir la forma pensada.

Miguel Ángel, Piedad, la Piedad, Buonarroti, obra firmada

Y es que para Buonarroti, era como si en el interior de cada bloque de mármol estuviese contenida toda la Naturaleza esperando a ser descubierta por sus manos.  El artista italiano veía con los ojos del intelecto las formas que se hallaban encerradas en la piedra. En este caso, vio el dolor de una madre que tiene sobre sus rodillas a un hijo asesinado. Y todo lo demás era cuestión de técnica y paciencia hasta descubrir las formas concretas.

Miguel Ángel, Piedad, la Piedad, Buonarroti, obra firmada

¿Por qué Buonarroti decidió firmar la Piedad?

Sin embargo, cuando el joven finalizó y entregó la obra, algunos pusieron en duda que hubiera sido Miguel Ángel Buonarroti el verdadero autor de la misma. Y entre otros motivos dudaron de él por su juventud. Por ello, cuando Buonarroti se enteró de ello se dejó guiar por el orgullo y la rabia. Y en un arranque de furia grabó a cincel su nombre en la escultura, siendo esta la única obra firmada del artista. En la cinta que cruza el pecho de la Virgen puede leerse: «Michael A[n]gelus Bonarotus Florent[inus] Facieba[t]» («Miguel Ángel Buonarroti, florentino, lo hizo»).

By | 2018-07-04T16:07:46+00:00 5 mayo 2018|

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove